EDUCANDO POR UNA CIUDADANÍA PLENA

“Y tú, ¿Qué quieres ser de mayor?” es la pregunta que sirve como punto de partida para esta campaña de La Liga de la Educación que busca visibilizar la presencia de los estereotipos de género en niños y niñas desde edades tempranas. Hemos hablado con Rosa Martínez González, Secretaria del área de Infancia y  Ana Rodríguez Penín, Secretaria del área de Igualdad de la Liga Española de la Educación.

COEDUCACIÓN. Esta campaña viene a mostrarnos una imagen que ya conocíamos, seguimos educando en la desigualdad entre mujeres y hombres. Pero, ¿hay algo que os haya sorprendido especialmente mientras la desarrollabais?

RESPUESTA. Nos han sorprendido algunas respuestas teniendo en cuenta la temprana edad de las niñas y niños que se han entrevistado. Es cierto que no queda reflejado todo el discurso entablado con los y las menores más allá del rodaje del spot, pues al incidir en sus respuestas terminaban dando más matices y color a las mismas y dándose cuenta de que muchas de sus afirmaciones no contemplaban la realidad en muchos de sus aspectos.

Ha sido una experiencia muy rica que ha permitido la reflexión de docentes, familias y niñas y niños. En este sentido, estamos muy satisfechas porque con el lanzamiento de esta campaña se ha generado debate en el seno familiar con hijos e hijas, en los equipos educativos y también en la calle, debido a la repercusión mediática que estamos teniendo. Solo por crear estos espacios de discusión y debate, la campaña está mereciendo la pena.

COEDUCACIÓN. Que trabajen escuela y familias de la mano es fundamental para romper estos estereotipos. Además del vídeo, ¿qué otros materiales contempla la campaña para trabajar en casa y en el aula?

RESPUESTA. Esta campaña forma parte de un programa financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que contempla 4 campañas: prevención de violencia de género, convivencia intercultural, acoso y ciber-bulling y derechos de la infancia.

Además de las campañas, están 4 dossiers- cuadernillo que se entregarán junto con una guía de recursos educativos para infantil y primaria a los centros educativos a final de año.

Pero ya, desde este momento, en nuestra página web, se incluye el material que el Centro de Recursos de la Red de Centros de Ciudadanía de la Liga de la Educación y la Fundación CIVES pone a disposición del profesorado para trabajar en el aula la igualdad.

COEDUCACIÓN. Educar en igualdad es básico para prevenir la violencia de género. En este sentido los y las docentes tienen un papel fundamental si introducen esta cuestión en el curriculum oculto. Teniendo en cuenta la percepción que el alumnado de secundaria tiene de esta cuestión, ¿se está abordando desde los centros educativos demasiado tarde?

RESPUESTA. El currículo oculto lo impregna todo. Aunque parezca que no se ve ni se escucha, está siempre ahí y se hace presente cada día tanto en educación infantil como en secundaria y, por esa razón, es indispensable que el profesorado sea sensible a cada uno de los múltiples aspectos que lo integran y empiece a trabajar sobre ellos cuanto antes, ya desde infantil.

La educación está hecha de situaciones cotidianas y cada una de ellas transmite un mensaje muy potente. Así, cuestiones como el lenguaje que se utiliza en las aulas o en los libros de texto y que en general no es inclusivo, influye directamente en la conformación de las mentes infantiles. Del mismo modo, los espacios de los centros educativos están diseñados siguiendo parámetros de poca inclusividad y su uso habitual por niños y niñas va siendo cada vez más diferenciado, especialmente a partir de Primaria.

Es muy importante luchar contra la invisibilización que tenemos las mujeres en los libros de texto, que ni estamos ni se nos nombra, como si no existiéramos en ninguna de las áreas del conocimiento y antes, analizar críticamente el papel que los cuentos infantiles reservan a niñas y niños.

Del mismo modo, merece la pena que nos detengamos a reflexionar sobre la ambientación y distribución de los espacios exteriores, diseñados para fines muy concretos (deportes como fútbol y baloncesto) y que no dejan apenas espacio para el resto de iniciativas de juegos alternativos de los alumnos y alumnas, para sus necesidades de encuentro, etc.

Por otro lado, creemos en la educación en sentido amplio y por ello en la fuerza de las y los docentes como facilitadores de cambio social, pero también en la de las familias y  en el poder de los medios de comunicación, entre otros. Por dicha razón enfocamos nuestra campaña a la población en general, a la escuela –ya desde infantil-  como agente socializador y por supuesto hacia las familias.

COEDUCACIÓN. ¿Cómo es una escuela coeducativa? ¿Podéis darnos ejemplos de buenas prácticas en centros escolares?

RESPUESTA. Creemos que una escuela coeducativa ha de atender a formar en igualdad, entendida como equivalencia, y en respeto a la diversidad en todos los aspectos visibles y ocultos del currículo: en sus proyectos educativos, en los  planes de convivencia, en las programaciones, en los planes de acción tutorial, etc. Y todo ello exige una planificación y un estudio previo de cada intervención educativa.  La coeducación no se improvisa.

Los centros que coeducan hacen un esfuerzo continuo respecto al uso de lenguaje sexista corrigiendo el enfoque androcéntrico, educando en valores y emociones como la empatía, en el respeto hacia los derechos humanos como práctica habitual.

Son escuelas que repiensan los espacios y su uso involucrando a toda la comunidad educativa, promoviendo iniciativas de centro y de aula de carácter coeducativo destinadas, específicamente, a la prevención temprana de la violencia de género.

Hacen de su intervención una comunidad de aprendizaje donde familias, niñas, niños y docentes van de la mano en el abordaje de conflictos haciendo presente la coeducación a través del lenguaje escrito, verbal y audiovisual, analizando críticamente los roles de género, etc.

Proponen criterios al Claustro y al Consejo Escolar para la revisión del proyecto educativo, de las normas de organización y funcionamiento, y de la planificación y desarrollo de los currículos, incorporando una visión transversal de género destinada a promover la igualdad real entre mujeres y hombres.

Realizan acciones de formación del profesorado y familias insistiendo en el principio de igualdad y establecen la corresponsabilidad desde el enfoque de la parentalidad positiva.

Sensibilizan e implican a la comunidad escolar sobre su necesario compromiso con la educación para la igualdad a lo largo de la vida, el rechazo a la violencia de género y a la aceptación de la diversidad sexual y de género.

Promueven e integran los objetivos de igualdad en todas las áreas, materias y niveles y en el desarrollo de todas las competencias básicas a través de la coordinación de estrategias con el departamento de orientación o el equipo de orientación educativa, así como con los distintos departamentos didácticos.

COEDUCACIÓN. Las respuestas de los niños y niñas del vídeo provocan cuanto menos, desánimo. ¿La campaña ha tenido una buena acogida? ¿Tenemos razones para la esperanza?

RESPUESTA. La campaña, como ya queda dicho, ha tenido una gran repercusión mediática y ahora estamos empeñadas en que los centros, especialmente en Infantil y Primaria, la hagan suya.

En la Liga Española de la Educación llevamos más de 30 años defendiendo la importancia que para un país tiene la educación pública, laica y de calidad. Llevamos muchos años trabajando por y para la infancia y creemos firmemente en lo que hacemos cada día. Esa es la razón principal para nuestra esperanza. Sabemos que es fundamental más EDUCACIÓN: Educación en valores, Educación emocional, Educación sexual, Educación para una ciudadanía democrática, etc.

Para ello es imprescindible, en primer lugar, invertir más y mejor. Las políticas educativas deben facilitar una adecuada formación y actualización pedagógica del profesorado en género que responda a las necesidades y retos de esta sociedad, y establecer las bases para que el trabajo conjunto familia-escuela sea una realidad generalizada y no el proyecto innovador que responde al esfuerzo de un pequeño grupo de profesionales comprometidas con la tarea docente.

Y por encima de todo, como sociedad tenemos la obligación de cambiar el rumbo y convertir la nuestra en una sociedad más igualitaria, respetuosa con lo diferente, solidaria y justa donde la igualdad de oportunidades sea una realidad.