La violencia de género es una de las grandes lacras que afecta a la sociedad, desde muchos frentes se trabaja para que las mujeres puedan vivir vidas libres de violencia, pero con frecuencia nos olvidamos de otras de las grandes víctimas, las niñas y los niños. Las vivencias y el temor de vivir en un hogar marcado por la violencia durante estos meses de confinamiento puede ser tener un efecto devastador.

Así se recoge en este informe publicado por la agencia internacional de ayuda humanitaria World Vision:

Secuelas – Una tormenta perfecta (Aftershocks – A Perfect Storm)