La escuela es un agente clave en el proceso de socialización de niños y niñas, marcando su aprendizaje sociocultural adaptado al medio en el que se desarrolla. En esta ocasión, queremos visibilizar el trabajo realizado en las escuelas rurales, destacando sus valores pedagógicos así como las constantes dificultades a las que se enfrentan. Y para reflejar su realidad, lo haremos de la mano de Noelia Rodríguez, una diplomada en Educación Especial y graduada en Educación Infantil que ejerce como maestra en un aula mixta con alumnado de 3 a 6 años en contexto rural.

COEDUCACIÓN: Nos encantaría conocer tu experiencia en la escuela rural. ¿Siempre has trabajado en ese ámbito? En caso de no ser así, ¿cuáles son las ventajas y cuáles los inconvenientes que has encontrado en el proceso de cambio?

NOELIA R.: A lo largo de mi vida profesional he pasado por diferentes centros educativos. Centros grandes, pequeños, de titularidad religiosa, públicos, urbanos y rurales. Esto te ofrece la posibilidad de ver y vivir la educación desde distintas perspectivas y formas de hacer. 
Si bien es cierto que he conocido diferentes escuelas, la mayor parte del tiempo he sido docente en el ámbito rural. 7 años en una escuela anclada en una pequeña villa asturiana y este último año, en una de las escuelas de pueblo perteneciente a un CRA. 
Siempre he mantenido que, durante estos años, aprendí dos cosas fundamentales. “Qué no quiero ser ni hacer”, “Qué quiero ser y hacer” Muchas centros educativos, mucho alumnado, muchos compañeros y compañeras … te ofrecen modelos de aprendizaje y crecimiento de los que te nutres, dejas correr o intentas cambiar. 
Los beneficios de la escuela rural son muchos. Por lo general nos encontramos ante centros pequeños en los que la característica más subrayada es la FAMILIARIDAD. Espacios tan pequeños, en núcleos tan pequeños facilita el conocimiento, la interacción y la cooperación entre todos los miembrxs de la comunidad educativa. Siempre recordaré una mamá que me dijo “Todos saben quién es ella y ella ya conoce a todo el mundo. Estoy verdaderamente tranquila porque si no ha comido en el comedor; mañana, lo sabréis todxs”  En cambio, es innegable que cualquier contexto también tiene sus desventajas o circunstancias que mejorar. Por un lado destacaría la escasez de recursos educativos y socio-culturales próximos (aunque el propio entorno supone un recurso de primer orden) y por otro, la ausencia de una perspectiva social más globalizadora e innovadora frente al cambio. 
“Porque algo siempre haya sido así, no quiere decir que sea bueno o correcto” En algunas ocasiones los hábitos de vida y las creencias están tan enraizadas que se filtra al estilo educativo y metodologías de enseñanza.

 

COEDUCACIÓN: Este entorno educativo nos permite grandes posibilidades de innovación educativa, ¿Tienes la posibilidad de llevarla a la práctica? ¿Consideras que el aula mixta favorece la realización de estas iniciativas?

NOELIA R.: Como he dicho anteriormente, el entorno rural, en sí mismo es un poderoso recurso educativo. Una gran herramienta de aprendizaje que debemos aprovechar. Pero la escuela o su entorno no son promotores de la innovación. La escuela somos personas y las personas son las protagonistas del cambio y la innovación educativa. Somos las familias y los maestros/as los que debemos generar posibilidades, presentar espacios y provocar momentos de innovación. En los últimos 8 años de mi vida he permanecido en dos tipologías de escuela rural. Tal vez una de ellas por ser más grande, gozar de más recursos, mayor número de docentes…. tuvieran en sus manos muchas más oportunidades de innovar, en cambio, no ha sido así. Será en el CRA, en un centro mucho más modesto, con medios y recursos limitados, donde se han iniciado importantes cambios e iniciativas en favor de una nueva forma de hacer educación.
Trabajar en un aula mixta, con alumnos/as de 3 a 6 años ha sido una experiencia dura pero a la vez muy gratificante. Este aula se ha convertido para mí en un laboratorio de investigación y aprendizaje continuo. Visualizar el momento evolutivo y del desarrollo en el que se encuentran los niños/as, cuáles son sus diferencias, qué han adquirido los más mayores que carecen aún los más pequeños, que necesidades debemos abordar para evitar aprendizajes erróneos…qué aprender, qué reaprender, qué modificar, qué no hacer…

COEDUCACIÓN: ¿Cuándo surge tu inquietud por la coeducación? ¿Qué finalidad persigues con ella?
NOELIA R.: Mi inquietud por todo lo que tiene que ver con una nueva forma de “hacer educación” surge muchísimos años atrás. Me defino a mí misma como una persona muy reflexiva, muy crítica y autocrítica. Si creemos que todo lo estamos haciendo bien, caemos en dos grandes errores: no seremos capaces de asumir aquello que es adecuado y no aprenderemos nada para poder cambiar.
Quiero ser participe activa de la innovación hacia el progreso y además del empuje que yo ya traía, dos circunstancias en mi vida han hecho que la coeducación sea para mí un pilar educativo fundamental. Por un lado, durante casi 5 años, he tenido el placer de formar parte del equipo multidisciplinar de un centro pionero en nuestro país (Centro de Atención Integral a Víctimas de Violencia de Género- CAIM). Un centro que, con dolor, me ha permitido vivenciar las consecuencias de la violencia de género en mujeres y menores y siempre nacía en mí la misma pregunta ¿qué estamos haciendo?
Por otro, desde hace 6 años, soy madre de una niña y es gracias a ella y con ella por lo que lucho por un mundo mejor. Algo siempre cala, algo siempre queda y esta lucha comienza en las escuelas. Me enorgullece oír a mi hija decirle a una señora este verano “Yo seré como mi madre. LIBRE”

dav

COEDUCACIÓN: Bajo tu punto vista, ¿cuáles son los retos de la escuela rural y de la coeducación en el Siglo XXI?
NOELIA R.: Definir cuáles serán los restos de la escuela rural y la coeducación para el siglo XXI es algo muy complejo. Creo que son tantos… probablemente no difieran en forma y fondo de los restos coeducativos propuestos en otra escuela.
Algo si tengo claro:
– El cambio es real pero aún insuficiente.
– Quiero una escuela por y para todxs en condiciones de igualdad. Donde cada ser sea único e irrepetible y se le trate como tal.
– Quiero que el desarrollo personal de cualquier discente cobre tanta importancia como la evolución académica y, en consecuencia, educar niñxs sanos, felices y equilibrados tenga valor de promoción.
– Deseo corresponsabilidad máxima familia-escuela para que los aprendizajes sean reales, significativos y extrapolables a todas las parcelas de nuestra vida.
– Y finalmente anhelo una única creencia en las aulas; la creencia de que un mundo mejor es posible pero todxs debemos aunar esfuerzos.

 

Para saber más sobre Noelia:

Noeliainfantil2019@gmail.com

YouTube : noelia y sus pitusinos

Ig:Noeliaysuspitusinos